jueves, 1 de febrero de 2018

Carlos Velasco arqueólogo nos habla de la Almoloya

Ir a la Almoloya (Pliego) de la mano de 2 grandes arqueólogos Carlos Velasco, el entrevistado, y Eva Celdrán es un regalo que solo pasa una vez en la vida, quedamos en un punto donde los aventureros estábamos dispuestos a vivir una experiencia única. El grupo era numeroso, y los arqueólogos fueron pacientes y encantadores relatando viejas historias . Carlos Velasco Felipe es Arqueólogo e investigador del "Proyecto Bastida" de la Universidad Autónoma de Barcelona y co-director de las excavaciones en La Almoloya. 1-¿Qué es la cultura del Argar?

La cultura o sociedad de El Argar inaugura la edad del bronce en el área suroriental de la Península Ibérica. Cronológicamente inicia su desarrollo hacia el 2.200 ANE, alcanzando su apogeo en torno a 1.750 ANE y colapsando alrededor de 1.550 ANE. Siendo muy sintético, sus principales aportaciones fueron:

1.- La creación de una sociedad desigual, de dominantes y dominados, donde una minoría se yergue como la élite que consolida su estatus por medio de una violencia, por primera vez, institucionalizada. Un nuevo orden donde unos pocos fuerzan a la mayoría a un sistema de producción especializado, en busca del excedente que constituye la base material de su hegemonía.

2.- La aportación de la poliorcética, término de origen griego que significa «arte de atacar y defender las plazas fuertes». Una estructura defensiva como la fortificación hallada en La Bastida (Totana), por ejemplo, constituye, por ahora, la primera manifestación de arquitectura estrictamente militar conocida en el occidente europeo. Su fundación se data, precisamente, en 2.200 cal ANE y se acompaña de la aparición de las primeras armas de combate, diseñadas exclusivamente para el sometimiento de otras personas: las alabardas.

3.- Un ritual funerario caracterizado por las inhumaciones individuales, dobles y, raramente, triples, en el interior de los propios asentamientos. Algo que sólo ocurría en algunos pueblos del levante mediterráneo. Tumbas que podían ser en fosa, cista, urna o covacha y donde se distinguía el estatus social del individuo por medio del ajuar. En este contexto, las estructuras de hábitat, que también son talleres de producción, se emplean, esporádicamente, como lugar de entierro.

4.- Un patrón de asentamiento que configura los primeros ejemplos urbanismo. Véase el caso de la última fase de ocupación de La Almoloya, en Pliego. Una imagen aérea del lugar disipa cualquier duda acerca de si hay o no planificación urbana y ordenación del espacio.


2- En qué zona se desarrolló?


El área nuclear de El Argar se expandió durante el que podríamos denominar periodo formativo argárico, esto es entre 2.200 y 1.900 ANE, en tierras de las actuales provincias de Almería, Murcia y sur de Alicante. Concretamente abarcaron una franja entre la cuenca Vera, donde se ubica, entre otros, el yacimiento epónimo de El Argar, excavado a finales del siglo XIX por los hermanos Siret, en el término municipal de Antas, y la desembocadura del Almanzora hasta el curso bajo del Segura y del Vinalopó. Se fundarían también en estas primeras fechas asentamientos como El Oficio y Fuente Álamo (Cuevas de Almanzora, Almería), La Bastida (Totana, Murcia) o La Almoloya (Pliego, Murcia) Hacia 1.650 ANE alcanzan su máxima expansión llegando a abarcar un área de unos 33.000 km2, ocupando las actuales provincias de Almería, Murcia, Granada, Jaén, el sur de Alicante y parte de Ciudad Real. De entre los yacimientos más occidentales cabría destacar el Cerro de La Encantada (Granátula de Calatrava, Ciudad Real), Peñalosa (Baños de la Encina, Jaén), Cerro de la Encina (Monachil, Granada). Es impresionante ver, a medida que avanza la investigación, el riguroso control que esa recién aparecida clase dominante ejercía sobre el territorio y sus recursos para garantizar un máximo rendimiento productivo.


3- Por qué es tan importante la Almoloya?


El yacimiento de La Almoloya, al norte del P.R. de Sierra Espuña, se emplaza sobre un promontorio rocoso desde donde se divisa una décima parte de la Región de Murcia. Hay tres asentamientos superpuestos en un espacio de unos 3.000 m2. El primero, sorprendentemente, fue fundado en torno a 2.200 ANE, siendo del periodo de gestación de este nuevo mundo.
Tanto de este momento como de la ocupación posterior apenas conocemos unas pinceladas gracias a algunos sondeos puntuales en el subsuelo de los ámbitos de la fase final y a la excavación de algunos sectores que, afectados por expolios o por roturaciones agrarias, apenas preservaban restos de la fase reciente. La monumentalidad de La Almoloya se hace patente en el urbanismo de su fase final (1.750 - 1.550 ANE).

Una densa trama de manzanas o complejos habitacionales que se articula por medio de angostas callejuelas o pasillos en los que difícilmente pudieron haberse cruzado dos personas circulando en direcciones opuestas. De este momento último hemos excavado cerca del 80% de su extensión. Asombra ver la perfecta retícula y la densa urbanización de la meseta desde el aire. En un par de ocasiones he tenido el privilegio de sobrevolar el yacimiento en un ultraligero y es algo que no te deja indiferente.

De hecho, siempre he creído que sería un entorno ideal para el empleo turístico de globos aerostáticos, para ver amanecer sobre La Almoloya, contando con la proximidad de los barrancos de Gebas y sus badlands, y la propia Sierra Espuña. Durante las excavaciones se han documentado habitaciones destinadas a la molienda y/o almacenaje del cereal, talleres textiles, metalúrgicos… y se han recuperado numerosos recipientes cerámicos, útiles elaborados en piedra, hueso, asta de ciervo y arcilla en un estado de conservación excepcional. Dicha riqueza es fruto de diversos focos de incendio que asolaron el lugar, en diversos momentos, forzando al abandono precipitado de los ámbitos que sellaron, bajo las cenizas y techos colapsados, lo que acontecía en aquellos instantes.

 No obstante, de entre todos los espacios documentados, destaca la denominada "Sala de Audiencias", un ámbito muy amplio, de unos 75 m2, con banquetas que recorren la totalidad del perímetro dispuestas a dos alturas (quizás queriendo marcar una jerarquía) y un gran hogar o fuego emplazado frente a un gran podio cuya funcionalidad aun está en debate. Fue en esta sala, y no por casualidad, donde en 2014 se descubrió, entre otras varias inhumaciones de modesto ajuar, la tumba más rica de la historia de El Argar hasta la fecha. Se trata de una inhumación doble (hombre - mujer) acompañada de una treintena de objetos. Entre ellos, personalmente destacaría dos dilatadores de oro, de él, dos de plata de mayor diámetro y una diadema con apéndice discoidal, también de plata, de ella. Así mismo, llama enormemente la atención una tulipa de pequeño tamaño, pero de exquisita factura, cuyo borde y carena están rematados por una fina lámina de plata que demuestra una sorprendente técnica por parte del maestro orfebre, quien consiguió adherir el metal precioso, por martilleado, al delicado recipiente, sin dañarlo. En síntesis, por su entorno, su excelente estado de conservación, la gran extensión intervenida y la excepcionalidad de algunos de sus hallazgos, La Almoloya puede considerarse, a día de hoy, uno de los yacimientos más espectaculares y didácticos del contexto argárico.



4- Quién financió el proyecto?

Las intervenciones en la Almoloya, que científicamente corren a cargo de los integrantes del Proyecto Bastida, de la Universidad Autónoma de Barcelona, han sido cofinanciadas, hasta la fecha entre esta institución y CEFUSA, del Grupo Fuertes. El Ayuntamiento de Pliego también se ha implicado en temas de logística, facilitando el alojamiento y cubriendo parte de la manutención del equipo de excavación. Ahora esperamos que, por parte de la administración, llegue la financiación necesaria para consolidar y musealizar los restos excavados, de modo que pueda garantizarse la preservación de esta fabulosa joya arqueológica, que sin duda es un reclamo turístico de primer orden.







5- ¿Cómo descubriste que querías ser arqueólogo?


d

A los seis años me llevaron a Egipto y allí, en el templo de Karnak nació mi vocación.
La pasión por la aventura, el descubrimiento, el arte y el pasado han estado siempre presentes en mi casa. Tuve la gran fortuna de tener unos padres a quienes les enamora viajar y su progenie nunca fue un lastre para ello. Resulta que por aquellas fechas había un equipo de arqueólogos y arqueólogas trabajando en el lugar, franceses creo. En fin, el caso es que, fascinado al verles desenterrar "tesoros ocultos", me aparté del grupo y me fui a contemplar sus quehaceres. Al parecer perdí la noción del tiempo, y mis padres se llegaron a desesperar porque no me encontraban. Cuando el guía, Ahmed, ya estaba a punto de ir a buscar a la policía, me localizaron sentado, junto a uno de los investigadores. Mi madre siempre cuenta que llevaba un disgusto enorme, y que cuando me agarró de la mano para soltarme una reprimenda la miré y, con total naturalidad le dije: ¡mamá, de mayor voy a ser arqueólogo!.


viernes, 22 de septiembre de 2017

Ignacio Martín Lerma




ENTREVISTA A IGNACIO MARTÍN LERMA


En Murcia tenemos a Ignacio Martín Lerma, Doctor y profesor en el Departamento de Prehistoria de la Universidad de Murcia, una gran carta de presentación; además hay que añadir que es poeta y un gran amante del cine. Vamos a conocerlo un poco mejor su trabajo:


¿Qué esperas encontrar en la Cueva del Arco? 

La Cueva del Arco es un conjunto de diversas cavidades que se concentran alrededor de un gran arco de roca natural y que es conocido por la presencia de arte paleolítico. En el año 2015, realizamos una primera campaña de excavaciones, en la que se realizó un sondeo que permitió documentar una interesante secuencia del Paleolítico medio, Paleolítico superior y del Neolítico. Durante esta campaña, que se está desarrollando durante todo el mes de septiembre, estamos ampliando la superficie de estudio, incrementándose, por tanto el número de hallazgos.


¿Quién son los miembros de su equipo?


La excavación la dirijo junto a mi amigo y colega, Dídac Román del SERP de la Universidad de Barcelona, también especialista en el estudio del Paleolítico. Esta campaña cuenta con la participación de 12 estudiantes de la Universidad de Murcia y la colaboración de varios especialistas de las universidades de Murcia, Barcelona, Valencia y Trento que se encargarán de los diversos estudios que se desarrollaran a partir del final de la campaña.
No puedo dejar de agradecer públicamente la ayuda incondicional que en todo momento están prestado al proyecto tanto Joaquín Salmerón (Museo de Siyasa) como Joaquín Lomba (Universidad de Murcia).


¿Has recibido ayudas para la excavación? 


Esta campaña de excavaciones de 2017 se ha realizado gracias a la subvención aportada por el Ayuntamiento de Cieza y la Dirección General de Medio Ambiente, y al apoyo de la Dirección General de Bienes Culturales. Además, esta campaña cuenta con el patrocinio de la empresa “Patatas Catalán” y la colaboración de la O.J.E. de Cieza.


¿Qué esperas descubrir en Cieza? 

En esta campaña, se está realizando una excavación en extensión en las denominadas cavidades A y D, con el objetivo de documentar con precisión la secuencia paleolítica conservada. Los hallazgos que estamos realizando permiten confirmar la existencia de ocupaciones pertenecientes al Neolítico antiguo (7000 años), Solutrense (21.000 años), Gravetiense (30.000 años) y Musteriense (45.000 años). Esto nos permite afirmar que estamos ante un yacimiento como hay pocos en el Mediterráneo ibérico en los que se puede documentar la transición entre los últimos Neandertales y los primeros Homo sapiens.


Eres poeta y haces cine. Si tuvieras que elegir una de tus facetas :
¿ Con cuál te quedarías? 



¡Difícil pregunta! Siempre
ando, también, escribiendo versos y secuencias cinematográficas. Pero sí que es verdad que, desde hace unos años, estoy totalmente centrado en mi faceta investigadora y docente. Estoy viviendo una buena etapa profesional, recogiendo los frutos de muchos años de trabajo en este campo de la ciencia. Me apasiona estudiar nuestros orígenes y aún quedan muchas preguntas por resolver.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Nerón y Mesalina.

Aunque solemos asociar el agit-prop a la Rusia comunista (donde se acuñó el término) lo cierto es que el uso del arte, la literatura y la Historia para manipular las conciencias es más viejo que los bisontes de Altamira. En la Historia de Roma tenemos buenos ejemplos. Conocemos a la mayoría de personajes de la Roma clásica a través de escritores romanos (Tito Livio, Juvenal, Suetonio, Dion Casio…) que nos refieren -a veces con cuidado detalle- las extravagancias de los emperadores y sus familias. La moderna historiografía suele desconfiar de los retratos que los historiadores antiguos nos dejan de los personajes romanos, pues a pesar de su cercanía con los hechos, su compromiso con la verdad es bastante discutible. La Historia no era, en Roma, una ciencia sino un género literario, por lo que el historiador podía fabular cuanto quisiera. Y generalmente lo hacían cuando les convenía apoyar o denostar a tal o cual pretendiente. Tal es el caso del famoso emperador Nerón, de quien hace unos días contaba la historiadora Mary Beard que ha sido utilizado como punto de comparación con todos los gobernantes modernos. A pesar de la archiconocida imagen de Nerón tocando la lira mientras ardía Roma, los historiadores modernos consideran que probablemente fue un buen gobernante, querido por su pueblo.

Un personaje peculiar de este periodo es el de Mesalina, la esposa del emperador Claudio, famosa en las historias romanas por su ninfomanía. Según los historiadores clásicos, Mesalina era una mujer bellísima que utilizaba su enorme atractivo para dominar a los hombres y obtener toda clase de favores. Cuentan que el emperador Claudio se enamoró de ella cuando tenía 15 años y que desde entonces sólo hizo lo que ella quiso, a pesar de sus múltiples infidelidades, hasta que ella trató de despojarle del trono junto a su amante y sólo entonces ordenó ejecutarla. Ésta es la historia que nos cuentan los biógrafos, por supuesto hombres, en un mundo marcadamente machista como era el imperio romano. Para conocer la historia completa tendríamos que escuchar la versión de la propia Mesalina. Es posible que en un mundo dominado por hombres, donde la mujer era poco más que una propiedad del padre o del marido, el sexo fuera el único camino de liberación para una mujer que no se conformaba con ser mera espectadora del mundo, del mismo modo que los grandes hombres romanos reivindicaron su papel en la historia por medio de la espada. De cualquier modo, la figura de Mesalina ha llegado hasta nosotros como sinónimo de mujer lasciva, malvada, intrigante y despiadada. Incluso el Diccionario de la RAE define “mesalina” como “Mujer poderosa o aristócrata y de costumbres disolutas”. Llamar hoy día a una mujer “mesalina” es, además de un insulto, una muestra de machismo intolerable e inaceptable.

miércoles, 23 de agosto de 2017

MEA CULPA

MEA CULPA


Tomás de Iriarte no tuvo suerte. Nacido en el siglo XVIII, fue escritor, poeta y dramaturgo y tradujo, con poco éxito, el Arte poética de Horacio. En 1782 publicó una colección de fábulas literarias al estilo de las clásicas de Esopo. Se trataba de un género muy apreciado por los ilustrados, pues a través de sus moralejas podían educar al pueblo, convencidos como estaban de que la formación sería suficiente para erradicar el mal. Digo que no tuvo suerte Iriarte porque un año antes de sus fábulas, en 1781, se publicaron las de Samaniego, mucho más conocidas en la actualidad.

Uno de los cuentecillos que narra Tomás de Iriarte cuenta la historia de dos conejos que, huyendo de unos perros, se detienen a discutir, de manera inoportuna, la raza de los mismos (galgos o podencos) facilitando así su caza:

Por entre unas matas,
seguido de perros,
no diré corría,
volaba un conejo.
De su madriguera
salió un compañero
y le dijo: «Tente,
amigo, ¿qué es esto?»
«¿Qué ha de ser?», responde;
«sin aliento llego...;
dos pícaros galgos
me vienen siguiendo».
«Sí», replica el otro,
«por allí los veo,
pero no son galgos».
«¿Pues qué son?» «Podencos.»
«¿Qué? ¿podencos dices?
Sí, como mi abuelo.
Galgos y muy galgos;
bien vistos los tengo.»
«Son podencos, vaya,
que no entiendes de eso.»
«Son galgos, te digo.»
«Digo que podencos.»
En esta disputa
llegando los perros,
pillan descuidados
a mis dos conejos.

Los que por cuestiones
de poco momento
dejan lo que importa,
llévense este ejemplo.

La moraleja del cuento está clara: En caso de grave peligro lo más desafortunado es discutir los detalles. No sabemos por qué incluyó este cuento el autor en sus fábulas, pero es posible que quisiera advertir a sus conciudadanos de un error muy propio de nuestra sociedad: la discusión banal, estéril, irracional e imprudente, que luego, más tarde, reflejaría Goya y que desangraría España en el siglo XIX y parte del XX.

Hace mucho tiempo (dos siglos) que España no sufre la amenaza de un enemigo exterior. Alguien podría decir que para qué queremos enemigos exteriores, si ya nos encargamos nosotros de despedazarnos entre nosotros. Hoy los españoles nos enfrentamos al terror islamista. Unos cuantos (muchos/ pocos) fanáticos de una versión radical e intransigente del Islam que pretenden acabar con todos los infieles e instaurar el califato mundial. Los terroristas tienen, al parecer, una especial querencia por España, alegando “vengar” la sangre de aquellos musulmanes que un día dominaron la piel de toro. Huelga decir que ni conocen la Historia, ni conocen que aquellos musulmanes (entre los que destacan los reyes murcianos Ibn Hud e Ibn Mardanis) solían pactar con los caciques cristianos y se enfrascaron, a su vez, en guerras internas precisamente contra el integrismo almohade que venía del Magreb.

Igual que aquellos musulmanes que, al mando de Tariq, entraron en la península en el 711, los actuales enemigos encuentran una España dividida, enfrascada en conflictos territoriales y de poder que anulan nuestra capacidad de respuesta ante la agresión exterior. Nos pillan en medio de un proces independentista y con unas competencias en materia de seguridad divididas entre cuerpos policiales y autoridades políticas enfrentadas.

Se trata además de un enemigo silencioso, que se ha introducido lentamente en nuestro país, al socaire de una inmigración incontrolada que en su mayoría rechaza esta violencia, pero en cuyo interior se cultiva cuidadosamente la semilla del odio y del rencor.

Y cuando la semilla florece y unos chavales ocupan un chalet y lo llenan de bombonas de butano, y montan un laboratorio de explosivos y alquilan dos furgonetas para volar la Sagrada Familia, y como son inexpertos, se les va de las manos y acaban matando a 15 personas en las Ramblas de Barcelona, el terror nos pilla discutiendo qué hemos hecho mal para que nos maten. Porque sin duda, la culpa es nuestra, no de los asesinos.

Hace 200 años, el británico Edward Gibbon aventuró que la caída del Imperio Romano provino del auge del Cristianismo, y aunque hoy día pocos siguen sus tesis, es posible que a la postre tenga razón, y el cristianismo sea la causa de la caída de occidente que sin duda nos sobrevendrá más pronto que tarde.

La sociedad occidental moderna es muy poco cristiana. La mayoría de la gente que puebla nuestras calles reniega de aquél Dios que se hizo hombre y murió por nuestros pecados. No hay más que ver las iglesias vacías para saberlo. Pero los valores, la ética y los principios del cristianismo impregnan nuestra sociedad hasta sus cimientos y hasta los más radicales ateos viven y comparten, sin saberlo, ideas cristianas. Los derechos humanos, la dignidad de la persona, la libertad, son principios depurados a partir de la teología cristiana. Y son precisamente lo que nos hace diferentes a ellos.

Pero en su grandeza, en su ética y en sus principios tiene occidente la semilla de su destrucción. Esta sociedad que no cree en sí misma, que se odia y se maldice, acabará rindiéndose ante el enemigo, no por la dignidad cristiana de amar a quien nos ataca y poner la otra mejilla, sino por la cobardía de no saber defender lo que nos hace diferentes.

Porque no hay más que darse una vuelta por las redes sociales tras el atentado de Barcelona y Cambrills para comprender que nosotros tenemos la culpa, por no haber sabido integrarlos, por haber vendido armas a no sé quién, por fabricar cuchillos en Albacete, por no enseñar el Corán en nuestros colegios, por sacar las Procesiones en Semana Santa y celebrar la Navidad, por comer carne de cerdo o vestir como nos de la gana. Por algo, tenemos la culpa. Nos matan porque nos lo merecemos y lo único justo que podemos hacer es pedirles perdón a los asesinos y ofrecerles nuestras nucas para que disparen.

jueves, 27 de julio de 2017

Alvaro Peña y WOW

Álvaro el artista, Álvaro el maestro, ahora expone no solo figuras pintadas, también esculturas, pero su trayectoría es inmensa, amigo de sus amigos, ha reunido a más de 40 personas para decir WOW. ¿Por qué has hecho la exposición en Mazarrón?


Casas Consistoriales de Mazarrón me llamó para organizar algo en sus salas y llevaba tiempo viendo el prestigio y seriedad que estaba teniendo su gestión, por lo que no tuve más remedio que preparar un nuevo proyecto, en este caso, llevaba meses dándole vueltas a la cabeza sobre algo que considero importante en el ser humano, las relaciones con los demás, el lugar que cada uno ocupa en el mundo, en la sociedad, en el entorno. La realidad de lo que nos rodea y nos hace más felices, de ahí surgió WoW, un compromiso por crear, con libertad y fuerza, diseccionando al ser humano, hasta dejarlo en meras líneas que, casi sin quererlo van tomando fuerza, algunas sin terminar, otras, completamente marcadas y que, dejan al espectador atónito, despojado de sus ideas preconcebidas sobre lo que debe ser una obra de arte, este sentimiento provoca rechazo, pero al mismo tiempo necesidad de verlo terminado, momentos de gran placer y tensión sobre lo que se está contemplando





Álvaro Peña se siente querido por Murcia, comenzó en la parte más clásica, pero ha sabido tener su propia firma y evolución, y viajando por el mundo. Dónde has expuesto además de Murcia?

Pues, desde hace ya unos cuantos años he expuesto de manera individual en gran parte de la geografía nacional, desde un museo de Bilbao, junto a grandes artistas como Oteiza o Tapies, Barcelona, Alicante, Marbella, Sevilla, Albacete, Zaragoza, Madrid, León a países tan dispares como Lituania, Rumanía, Estados Unidos, Italia, Portugal o Francia.




Con 14 años hiciste tus pinitos en el cómic, qué recuerdas como viñetista?



Fueron mis primeros contactos profesionales y recuerdo que en una editorial para la que trabajé, oí un día al subdirector, decirle al director, has visto al chico aquel que está leyendo material de redacción, a lo que el director le comentó, si, es nuestro humorista gráfico, imagínate que era el más joven con diferencia , de la plantilla
Llegué a participar en diferentes periódicos tanto a nivel regional como nacional y se publicaron cuatro libros con mi material de humor gráfico, así como innumerables comics realizados por mi. Estuve durante unos años colaborando con la revista de humor editada en Barcelona AMANIACO, recuerdo en cierta ocasión, en un viaje que hicimos con mi familia en avión, mientras esperábamos en el aeropuerto de Madrid, que le dije a mi padre, mira, salgo en esta revista….se quedó sin palabras


¿Por qué te has centrado en la figura humana en tu obra? ¿Tiene algo de especial?





Después de haber indagado en otras facetas artísticas, he considerado que el ser humano es lo más importante de la creación. Tiene la facultad de alegrarse, enfadarse, reír, llorar, expresarse, todo lo que se te pueda pasar por la cabeza, por lo que es lo más difícil de representar, pero al mismo tiempo lo que más satisfacciones produce. Esta es la base por la que me decanté por ella.

En cierta ocasión y con motivo de una serie de exposiciones que tenía que hacer fuera de la región, decidí tomarme un año para pensar, reflexionar y valorar lo que había hecho hasta la fecha y a donde quería llegar, no tuve más remedio que dejarme los paisajes e indagar en algo más complejo y con más fuerza, el ser humano






La exposición tiene cuatro partes muy diferenciadas, cuáles son?


En primer lugar, tenemos una zona con libros de artista y bocetos realizados durante los últimos años, a continuación la videoinstalación WoW, las esculturas realizadas para la ocasión y las obras en lienzo que forman el grueso de la muestra














Y para concluir gracias por incluirme en la exposición WOW, gracias Álvaro por tu generosidad:  Álvaro es siempre WOW, pues en su obra hay un 80% de figura femenina, algo que siempre llama la atención.
¿Por qué?


Mientras que el cuerpo del hombre es mucho más interesante desde el punto de vista pictórico por la cantidad de musculatura y fuerza que tiene, el de la mujer es más sutil, es en donde se puede jugar con toques mágicos y sutiles que hacen que vaya apareciendo la figura, así empecé a representar el cuerpo de la mujer
Muchísimas gracias a ti por aceptar ser parte del mundo WoW

Fotos @EgeaFotografía.













domingo, 2 de julio de 2017

El Cíclope de Cabo de Palos



Supongo que lo deseable seria que el Estado (bendito Estado) invirtiera 10 o 100 millones de euros en arreglar y musealizar el edificio, dándole un uso público (que por cierto, nunca ha tenido). Aunque claro, en este caso tendremos que convenir en que restaurar y adaptar el faro es menos importante que tener policías que nos protejan frente a los delincuentes, o que abrir consultorios médicos en las zonas de playas, o pagar el aire acondicionado de los hospitales, o tener suficientes profesores para nuestros hijos, o arreglar los baches de la carretera, o... Y a este paso, como los recursos no son infinitos y el estado debe elegir en qué gasta el dinero, el faro de Cabo de Palos tendrá que ponerse a la cola de San Ginés de la Jara, o de Monteagudo, o de... 

La polémica ha surgido porque el diputado Teodoro García ha propuesto ceder el faro a una empresa privada que haga compatible su conservación con la explotación hotelera. Han saltado todas las alarmas, la gente se da tortas para firmar peticiones en contra de privatizar lo que es de todos. Habrá que matizar en primer lugar que el faro, que es ciertamente de todos, nunca ha sido de acceso público. Jamás hemos podido entrar a disfrutar de las vistas que sin duda tendrá.

Yo puedo entender los recelos ante la gestión privada de lo público dadas algunas malas experiencias pasadas, pero creo que el problema está en los mecanismos de control, no en el sistema en sí mismo.  En Europa es habitual que monumentos como conventos en ruinas o castillos medievales se confíen a una empresa de restauración a la que se le exige la conservación del monumento y las condiciones en que debe garantizar el libre acceso de los visitantes.
 
El faro de Cabo de Palos es noticia y no es por tener un farero, una profesión que esta apunto de que se extinga, sino por querer convertirlo en un hotel con cafetería.
Pero hablemos de lo realmente importante: ¿Es necesario una reforma inminente del faro?
Me parece que el cíclope cartagenero debería ser rescatado del olvido, si esto mismo se hubiera hecho hace 50 años con San Ginés de la Jara, por ejemplo, o con tantos monumentos que a pesar de no aparecer en la lista roja son pasto de la desidia, también se criticaría. Por supuesto, es de elitista convertir un monumento publico en privado, como las tribunas de Semana Santa, acabemos.
Pues bien, yo prefiero que el faro sea intervenido a que se siga discutiendo que si churras o merinas.

domingo, 25 de junio de 2017

CÓMO ACABAR CON EL ISIS




En la actualidad hay cerca de 1.500 millones de musulmanes en el mundo. Con toda seguridad, el 99% de ellos son gente pacífica que sólo busca vivir en paz conforme a los postulados del Profeta Mahoma. Quizás sólo el 1% o menos pretendan destruir occidente, arrasar nuestras ciudades, decapitarnos y violar a nuestras hijas. Pero resulta que el 1% de los musulmanes son 15 millones de personas. 15 millones de fanáticos dispuestos a morir matando infieles para entrar en el paraíso.

Hablar hoy del ISIS (como ayer de Al Qaeda) es hablar de terrorismo islámico. Al margen de las peculiares formas de ejercer el terror (decapitaciones televisadas, crucifixiones, etc.) y de la incertidumbre sobre su origen, la historia tiene siempre un patrón común: grupos suníes (generalmente) empeñados en establecer el califato mundial y acabar con todo el que no se convierta a su religión.

La idea por otro lado no es nueva entre las religiones monoteístas. También el Cristianismo tuvo su época de guerra santa, cruzadas e inquisición, pero hace muchos siglos que nadie mata en nombre de Cristo lo que permite establecer –mal que les pese a algunos- una clara diferencia entre ambas religiones. Los judíos por su parte siempre han considerado un privilegio pertenecer al pueblo elegido de Dios por lo que nunca han manifestado ese carácter proselitista que comparten cristianismo e islam.

Hoy día, nos guste o no, el problema global es el terrorismo islamista, y aceptarlo es el primer paso para acabar con él. No es fácil. Hay muchos occidentales que se niegan a aceptar la formulación del problema, o que acuden a las causas remotas (descolonización, explotación del tercer mundo, “capitalismo salvaje”) para demostrar una especie de “complejo de culpa” que nos hace merecedores de lo que nos hagan. Siguiendo este razonamiento, los terroristas musulmanes nos matan por culpa nuestra, de occidente, de los USA, o de Aznar, en lugar de aceptar que alguien nos quiere matar y que el asesino nunca puede ser justificado por sus motivos.

Dentro de esta actitud suicida y claudicante de occidente, tiene un lugar relevante la izquierda que no duda en apoyar o comprender a los musulmanes más radicales mientras enarbola la bandera de la igualdad, la defensa de la mujer o los derechos de los homosexuales. Bandera que se cuida mucho de ocultar con las tiranías teocráticas que sostienen a los terroristas.

Frente a la amenaza terrorista nuestra policía y ejército luchan a brazo partido, desarticulando una vez tras otra a los incipientes comandos, colaborando con los servicios secretos occidentales y controlando cada movimiento de radicalización. Pero sabemos que esto, con ser indispensable, no es suficiente.

Los movimientos terroristas, por muy antisistema que sean, necesitan dinero, el cochino y sucio dinero occidental que les permite comprar armas y pagar asesinos y confidentes. Y ese dinero sale de nuestros bolsillos, principalmente a través del petróleo. En mi opinión, seguir dependiendo del petróleo, al margen de cuestiones medioambientales, es una grave irresponsabilidad. Nuestros gobiernos y nuestras empresas deberían apostar por otras fuentes de energía para no fortalecer la amenaza que se cierne sobre nosotros. Sin el dinero del petróleo sus redes de financiación serían mucho más complicadas y su capacidad de aterrorizarnos sería menor.